miércoles, 7 de enero de 2009

Tienes lluvia

TIENES LLUVIA en las manos
y no te culpo.
Sé de sobra que tienes otras preocupaciones
que la experiencia de la tormenta sobre tu cuerpo íntegro,
pues somos hombres.
Que permanezca de ese modo.
No exhibas tu miedo
-ese autentico miedo- frente a las primeras gotas
por sospechar la fuerza del diluvio que esperas.
Mejor humedece tus manos en agua bendita
o nada en una alberca vestido con el mejor de tus trajes
y ven a contarnos del chubasco, todavía mojado.
Pero no engañes hombre de fe, no es necesario:
habrá quien te crea.

2 comentarios:

Yareli dijo...

La lluvia también se va entre los dedos, o a veces, sólo se evapora al calor humano. Me gustó mucho!

mengana dijo...

Que bonito y que triste tener lluvia en las manos
casi tan triste como tenerla en los pies