viernes, 10 de septiembre de 2010

Duda

Supongo que es cierto: todos conocemos al menos a un loco. En ocasiones es mucho más laborioso distinguirlo de entre la multitud de forasteros y sedentarios que extralimita el cauce de las calles. ¿Quién es más loco después de todo? Algunos pocos que se han extraviado, que han perdido la senda que los llevaba por el camino más adecuado hacia su propia vida llena de confort y seguridad; los otros pocos que apenas pueden reconocerse en un espejo o en sus acciones, y por supuesto no logran asignarse un sitio en el mundo. Me pregunto que locura es más noble, si la moral o la clínica.

1 comentario:

no descansamos en nada dijo...

Casi siempre soy la más loca de los que caminan cerca de mí. Y mi locura no es moral ni clínica.